Formar sacerdotes docentes de calidad y líderes en gestión educativa, referentes en valores católicos, humanísticos y científicos, que promueven la calidad educativa y el desarrollo sostenible de la sociedad y del país.